El Senado se manifestó en contra de la legalización del aborto

Tal como se preveía, la cámara baja rechazó el proyecto de Interrupción voluntaria del embarazo. En las calles, hubo movilizaciones de ambos sectores que terminaron con represión, disturbios y 8 detenidos.

El debate en la cámara baja finalizó minutos antes de las 3 de la mañana con una votación que terminó 38 a 31 (2 abstenciones y un ausente) en contra del proyecto que ya contaba con media sanción de la Cámara de Diputados, por lo tanto la iniciativa no podrá volver a ser tratada hasta el próximo año legislativo. Luego de finalizada la sesión, la policía reprimió a un grupo de personas que se manifestaba con pañuelos verdes. Una joven resultó herida y hubo ocho personas que fueron detenidas.

En cuanto a las exposiciones de los legisladores, hubo dichos polémicos como el de Cristina López Valverde (PJ – San Juan), quien dijo no haber tenido “tiempo” para leer el proyecto (que constaba de 14 páginas) “Sería muy irresponsable de mi parte votar un proyecto que no he estudiado a profundidad”, fundamentó para luego anunciar su voto negativo. O el de José Mayans (Partido Justicialista): “Imagínense que la madre de Vivaldi, por ejemplo, le hubiera negado el derecho a la existencia. O la madre de Mozart”.

En el oficialismo nacional, de las pocas voces a favor del proyecto, se destaca la de Gladys González que consideró al  aborto clandestino como una tragedia social. “Queremos salvar las dos vidas y no estamos salvando ninguna”, sentenció. Su compañero Esteban Bullrich puso el foco en las convicciones de cada legislador, al referir: “No las podemos dejar de lado. Empobrece al Senado que nos hayan pedido eso. La discusión es si en el vientre hay un argentino que hay que amar y defender. El aborto es un fracaso social. El proyecto legaliza el fracaso”.

Casi cerrando el debate, Cristina Fernández de Kirchner, se refirió al mismo tema y afirmó: “Siempre se vota con convicciones. El problema es cuando las convicciones que queremos nosotros se ejercen sobre otras personas que no tienen esas convicciones. Ahí estalla el conflicto”. En otro tramo de su discurso, CFK explicó qué le hizo cambiar de opinión al expresar que “fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a la calle. Verlas abordar la cuestión feminista, verlas criticar, pero también describir la realidad de una sociedad patriarcal nos debe colocar a todos en un lugar distinto”.

Por último la expresidenta se dirigió a la militancia de “la ola verde” y requirió: “No se enojen con las religiones, la iglesia o los sacerdotes. Sigan construyendo esa fuerza. La ley no va a salir, pero quiero decirles que no será este año, será el que viene o el otro”.

Otros discursos fueron repudiables, como el de Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador salteño, quien planteó que “hay algunos casos donde la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, por ejemplo, en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violación pero tampoco se puede hablar de consentimiento, sino de una subordinación, de una sujeción”.

También se destacó la dura alocución de Miguel Ángel Pichetto, quien arremetió contra el Presidente Mauricio Macri. “Los grandes cambios, cuando se producen, es porque hay un fuerte decisionismo. En un país de naturaleza presidencial, la opinión del presidente no puede ser abierta frente a un tema de esta naturaleza”. Por otro lado, cabe señalar la intervención de Fernado “Pino” Solanas quien introdujo por primera vez en el debate el “goce” de la mujer, al destacar que “Dios tuvo la grandeza de, junto a la creación, descubrirle al hombre y la mujer el goce, que es un derecho humano fundamental”.

Tampoco estuvo exento de polémica el accionar de la vicepresidenta de la Nación y titular del Senado, Gabriela Michetti, quien tuvo un tenso cruce con el senador radical Luis Naidenoff, a quien terminó insultando. Asimismo, celebró con un “Vamos, todavía” la votación final, mientras el micrófono seguía abierto.

 

Sin comentarios aún

Los comentarios están cerrados

SEGUINOS EN